Sobre la fermentación

- -

IMG_5085

Mí último pan

El secreto está en la masa, decían (con razón), pero cuál es el secreto de la masa? Sobre la fermentación quiero hablar hoy.

Y es que hay que tener muchas cosas en cuenta para hacer un buen pan… bueno, una buena masa: que si unas buenas harinas, que si una buena autólisis, un buen amasado, formar bien dando tensión, darle caña al horno… pero todo buen panarra sabe que si no se domina bien el arte de la fermentación, olvídate de sacar un buen pan.

¿Método directo o indirecto? Quién dispone hoy en día horas suficientes en un día para hacer un pan de masa madre sin retardar con frío el proceso fermentativo, domingos aparte que puede que sí. Yo no, al menos, y por eso siempre echo mano de la nevera para fermentar mis masas.

IMG_5031

Mi penúltimo pan

 En principio no hay ningún problema, no salen panes peores (puede que incluso al contrario, mejores), y hoy en día es una práctica común en la panadería profesional. Sin embargo, si ya cuesta saber fermentar sin utilizar el retardo del frío, utilizándolo la cosa se complica. ¿Cuánto de frío, cuánto rato? Hay para todos los gustos, hay quien mete 8, 10, 14 e incluso 20 horas o más su masa en la nevera. Evidentemente, influyen muchos factores para determinar el tiempo que puede o debe estar en la nevera un futuro pan, sobretodo el tipo de harinas y el porcentaje de masa madre (y las harinas que lleva la misma), pero aún y así es complicado.

Hasta hace poco, ahora lo sé, abusaba del frío de mi nevera. Hice panes que no estaban mal (e incluso bien), pero últimamente me salían con la miga gelatinizada (que no solo se puede deber a una mala fermentación, sino también a un uso incorrecto de la masa madre) y no sabía muy bien porqué. Hablando y hablando, preguntando y preguntando, fui variando un poco el tiempo de primera fermentación antes de meterlo en la nevera (siempre entre 1 y 2 horas) y el tiempo de segunda, entre 1,5 y 3 horas. Y las horas de nevera entre 8 y 10, alguna vez 12 horas, pero no mejoraba.

IMG_4871

mi antepenúltimo pan

 Hasta que, en el taller que hice con el panadero Jordi Morera, de l’Espiga d’Or, vi que él no abusaba del frío polar, sino que dejaba sus “neveras” a 10 grados y alargaba el proceso en la 2a fermentación. Me dije, tengo que cambiar por completo el método que utilizo para fermentar y ver si mejoro la miga de mis panes. El primer pan que hice después del taller apenas lo dejé, después de haber estado 2 horas a temperatura ambiente tras el amasado y haberlo formado, una hora y media en la nevera (5 grados) para bajarle la temperatura un poco (salió a unos 20 grados), y luego 6 horas en una nevera de vinos (17 grados). El resultado: una miga maravillosa, diferente y mucho mejor a las que solía hacer, incluso de los panes que me habían salido “bien”.

Entusiasmado, comenté lo que había aprendido con J. Morera y lo que había hecho con el último pan con Julio Hevia, uno de esos cracks que andan por el grupo “amigos del pan casero” de Facebook y que tanto nos ayudan, y me dijo, vuélvelo a hacer pero haz 6 horas en nevera de vinos, 6 horas en nevera “normal”, forma y 2 horas más en nevera de vinos. Y…. mejoró! Pan y miga increibles: suave, ligera, liviana, cero gelatinizada, sabrosa, homogénea… Y yo loco de contento por haber encontrado un buen método para hacer una buena fermentación.

Mi último pan, cambiando las harinas, volvió a salir muy bien: unas 4 horas en la nevera de vinos, unas 8 horas en la normal (le subí la temperatura 8 grados) y 2 más en segunda en la de vinos… muy rico, muy buena miga… muy contentos en casa ;) Y muy agradecido al grupo de amigos del pan casero, donde hay gente estupenda que no para de ayudar y dar ánimos… y halagar cuando se merece! Y a Jordi Morera, un crack!

Ya sabéis, no abusar del frío para fermentar, que deja a las masas tiritando, dadles un poco de vidilla para que los bichejos hagan su trabajo y desarrollen una buena migaza, que al fin y al cabo, es de lo que se trata… porque la belleza está en el interior!

Las próximas fotos son 3 ejemplos de mis “anteriores” panes y 3 más de los nuevos (los mismos que los de arriba), espero que se pueda apreciar la diferencia.

IMG_4632   IMG_4582   IMG_4584

IMG_4872   IMG_5033   IMG_5084

Hasta la próxima!

8 comentarios en “Sobre la fermentación

  1. Me parecen unas conclusiones muy buenas. no lo tenia claro, me falta la nevera de vinos, pero a la primera que encuentre en buena oferta la pillo. Gracias por tu articulo.

    1. Gracias Eusebio! Con mi artículo no he querido decir que vaya todo el mundo corriendo a comprarse una nevera de vinos, es un ejemplo de cómo controlar la temperatura de la masa sin abusar del frío de la nevera. Ahora en verano es un poco difícil el tema de la temperatura, porque a temp ambiente hace mucho calor y la nevera está muy fría (aunque si tienes tiempo podrías ir metiendo y sacando la masa de la nevera), pero en invierno puedes por ejemplo dejarla en el balcón durante la noche para que baje la temp de la masa sin llegar a valores muy fríos.

  2. Muy interesante tu post. Desde mi experiencia, siempre he retardado la segunda fermentación una vez formado. Para conseguir una miga correcta y no apelmazada, creo que es muy importante el punto óptimo de fermentación en bloque. Trato de encontrar el equilibrio entre fermentación, elasticidad y tenacidad de la masa y sobretodo no mirar el reloj.
    Normalmente, para masas de trigo que ronden el 70% de hidratación total y leudadas solamente con Levain, utilizo unas 2,30 – 3h en bloque con pliegues cada hora aprox., divido, pre-formo, dejo descansar los pastones unos 30′ y formo. Antes de retardar dejo que se relaje la hogaza formada unos 30′ más y para la nevera. El resultado, gelatinizado, para mi gusto es el que más me gusta, además de poder guardarse mucho tiempo por la gradual retrogradación de los almidones.
    Por cierto, muy guapos los panes!

    1. Hola, Simón! Gracias por tu aportación! La verdad es que lo de la gelatinización es todo un misterio, yo con lo que he explicado en el post encuentro que tengo mejores resultados (menos gelatinización), pero cada maestrillo tiene su librillo… y sus gustillos, no solo hay una forma de fermentar.

      Saludos!

  3. Hola Toni
    Quiero experimentar este método este fin de semana y ante la ausencia de nevera de vinos , a ver que te parece , como la temperatura de la cocina , puede estar de madrugada a unos 16 grados , puedo usar esta ahora en invierno como esa nevera ( seguro que no hará la misma función pero algo puede ayudar) y alternarla con el frigo normal
    El pan que quiero hacer es un Payes de harina panaderia del amasadero con prefermento de la masa de otro pan que hice hace una semana y cogele
    500 gr de harina y 150 gr de prefermento

    Un saludo y gracias

    1. Hola Luis, claro que puedes! No todo el mundo tiene una nevera de vinos y no por eso deja de hacer pan, ejejejeje Ahora en invierno es más fácil porque si necesitas frío, con sacar la masa a la ventana es suficiente!

      1. Toni , ¿ era necesario en la fase de pliegues que la masa estuviese a 24-26 grados? Si es así creo que la he cagado(perdón por la expresión )
        Aún así sigo para adelante con la fermentación en frío , ahora estoy en la 6h a 8 grados
        Ya te cuento
        Gracias

  4. Hola Toni ,
    ¿ crees que usando harina de espelta 100% en el pan y con 30% de MM , podría usar estos tiempos tuyos ” unas 4 horas en la nevera de vinos, unas 8 horas en la normal (le subí la temperatura 8 grados) y 2 más en segunda en la de vinos… ”

    Gracias de nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>